LA PERSISTENCIA DE LA VISIÓN

Lo primero que veremos es un repaso a la historia del cine para entender desde el principio la propia naturaleza del medio con el que vamos a trabajar. Sólo si conoces algo en profundidad eres capaz de apreciarlo y de experimentar con ello.
Por lo tanto lo primero es conocer los antecedentes, que coincidió en el tiempo para que a finales del siglo XIX nacieran los medios audiovisuales con el primero de ellos, el cinematógrafo.
Para comprenderlo lo mejor es resumirlo diciendo que fue la suma de tres factores que ya se conocían por separado: La PERSISTENCIA DE LA VISIÓN o EFECTO ESTROBOSCÓPICO, el nacimiento de la FOTOGRAFÍA y la PROYECCIÓN.
Comenzaremos por el primero, como es lógico:
Cuando una imagen percibida por el ojo, desaparece en la oscuridad, los receptores oculares conservan aquella imagen durante una fracción de segundo (1/15 sg), por lo que el cerebro continúa recibiendo, durante un instante, la información de un estímulo visual que ha desaparecido. A ello se debe que no seamos conscientes de los innumerables parpadeos diarios de nuestros ojos, o que percibamos una linterna, agitada en la oscuridad, como una línea iluminada. A este “defecto” de nuestro cerebro es a lo que llamamos persistencia de la visión
Varios investigadores como Peter Mark Roget , a mediados del XIX propiciaron y animaron con sus estudios sobre este fenómeno a otros inventores a la creación de una serie de juguetes ópticos que mostraban situaciones de ilusiones de movimientos como fueron el THAUMATROPO, el FENAKISTOSCOPIO de Joseph Plateau o el ZOÓTROPO de William Horner, entre muchos otros.

Basándose en este fenòmeno biológico, el cine aprovecha lo que se conoce como “ilusión de movimiento”. La imagen cinematográfica consiste en la sucesión de imágenes inmóviles proyectadas sobre una pantalla. Y es la persistencia retiniana del ojo humano la que permite al espectador percibir aquellas imágenes, proyectadas durante una fracción de segundo, como si se tratara de un movimiento continuo, ya que en el momento de desaparecer, cada imagen aún permanece un instante en la retina.
Si la persistencia de la visión es un defecto: BENDITO SEA, POR LOS MOMENTOS QUE NOS HACE PASAR. Antes de seguir, por favor deteneos y mirar este corto.

Anuncios

~ por cineojo en septiembre 21, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: