MELIES, EL PRIMERO QUE SE DIÓ CUENTA.

melies.png

Uno de los asistentes a la histórica proyección de los hermanos Lumiere el 28 de diciembre de 1895, fue Georges Méliès, prestidigitador y director del teatro de ilusionismo “Robert Houdin”, en París. Méliès quedó impresionado con el invento. Una anécdota famosa cuenta que trató de comprar el cinematógrafo de los Lumière; no accedieron a venderlo argumentando que “el aparato podría ser explotado durante algún tiempo como curiosidad científica, pero no tenía ningún porvenir comercial”.

Pronto, el perseverante Melies fue capaz de hacerse con un aparato, casi podríamos decir que en el mercado negro y se puso a practicar, al principio al “estilo Lumiere”, es decir, tomas de vistas de estilo documental. Y practicando tuvo la primera revelación fruto de la casualidad: mientras rodaba en la plaza de la Ópera la cámara se atascó. Después de solucionar el problema, siguió rodando, y al revelar la película y proyectarla se dio cuenta con gran asombro de que un autobús se convertía súbitamente en una carroza fúnebre. Acababa de descubrir el primer trucaje cinematográfico, el mismo que hoy hace posible, por ejemplo el cine de animación fotograma a fotograma.
A partir de este momento Méliès introduce la magia en el cine. Desde 1896 comienza a rodar películas que luego proyecta para el público del Teatro Robert-Houdin, éstas irán poco a poco sustituyendo a las sesiones de magia y prestidigitación. Poco a poco fue descubriendo todos los trucajes que ofrece la cinematografía: Apariciones, desapariciones, objetos que se mueven solos, multiplicación de personajes, fundidos… y un largo etc, aderezado por una estética muy particular, con decorados bellamente dibujados (siempre en escala de grises ya que la filmación era en blanco y negro), abigarrados y algo excesivos, pero encantadores. En El Hombre Orquesta (1900), el propio Méliès, actor habitual en sus películas, se multiplica por siete mediante siete sobreimpresiones sucesivas sobre fondo negro, lo que le permite interpretar los siete instrumentos de la orquesta. También aplica la sobreimpresión en El Melómano (1903), en la que la cabeza de Méliès salta, al ritmo de las notas musicales, sobre un pentagrama formado por hilos de telégrafo. Y El Hombre De La Cabeza De Goma, es una vistosa anécdota que muestra la experiencia de un científico que experimenta con su propia cabeza, hinchándola como si fuera un globo. El efecto se consigue mediante un travelling de acercamiento (sobre fondo negro) para aumentar el tamaño de la cabeza y la sobreimpresión para integrarla en el laboratorio.Su creativa labor por descubrir nuevos caminos le llevó incluso a colorear a mano, fotograma a fotograma, algunas de sus películas.

Semejante trabajo le hizo rodearse de una gran cantidad de colaboradores y a construir en los exteriores de su propiedad de Montreuil, de donde era originario, el primer estudio de cine, con las paredes y el techo de vidrio, para aprovechar al máximo la luz solar, aunque en 1905, hace instalar una red de iluminación eléctrica y un laboratorio.
Entre 1896 y 1913 rueda unas 500 películas, de las que se conservan sólo una décima parte, como Viaje A La Luna (1902), tal vez la más conocida.

En una producción tan abundante, no sólo existen películas mágicas o de aventuras. también desarrolló otros géneros, como el publicitario o la recreación cinematográfica de hechos históricos.
Desde el punto de vista del lenguaje audiovisual, sus películas son una mezcla del teatro y de la fotografía. Suelen estar divididas en “cuadros” o “escenas” que hacen avanzar la narración, pero la cámara es sólo un testigo inmóvil que recoge lo que sucede en el escenario. No es posible por lo tanto hablar de Montaje en la construcción de sus películas. Ignoraba incluso las reglas de la continuidad del tiempo: En “Le Voyage à travers l’impossible” de 1904 (de las coloreadas), un automóvil a toda velocidad se estrella contra una casa. en el siguiente cuadro aparece el interior de la casa con una familia sentada a la mesa, de pronto penetra el coche derrumbando la pared.

Durante varios años Meliés lo fue todo en el cine, sus películas eran vistas en muchos países, pero las copias ilegales de éstas, el plagio descarado de otros productores y también el hecho de que aunque sorprendiese con infinidad de nuevos trucos, la mayoría de los elementos seguían repitiéndose película tras película. Y la organización de la escena, el punto de vista único (frontal, hierático y distante) o el registro interpretativo excesivamente teatralizado, hacian de su cine un prisionero de la narrativa y la estética teatral, de forma que su evolución sería casi imperceptible. Si a dicho inmovilismo añadimos la aparición de satisfacciones como Cabiria (en Italia), las primeras películas de Chaplin o los incipientes éxitos de Griffith (en Estados Unidos), podremos comprender porqué los films de Méliès comenzaron a concebirse arcaicos y casi aburridos.

Siempre pensaremos en Melies a la hora de soñar, y es y sera fuente de inspiracion para muchos. Mira por ejemplo este videclip de un conocido grupo, donde se le rinde homenaje.

 

Anuncios

~ por cineojo en noviembre 2, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: